Seleccionar página

Ictus hemorrágico se confunde con una infección respiratoria por presentar síntomas confusos

Bienvenido al nuestro blog

 

En Aguirre Abogados, queremos mostrarte información accesible sobre temas relacionados con el daño cerebral y las reclamaciones judiciales.

En cada entrada de nuestro blog, nos sumergiremos en aspectos fundamentales que te permitirán comprender mejor las complejidades de estos temas médicos y legales.

Nuestro objetivo mostrar una introducción básica, proporcionándote las herramientas para entender, abordar y, en última instancia, enfrentar situaciones legales relacionadas con el daño cerebral. 

(Si tienes dudas sobre tu caso CONSÚLTANOS)

 En este post hablaremos de

 

Ictus hemorrágico se confunde con una infección respiratoria por presentar síntomas confusos

Sentencia A.P. Barcelona 678/2021

Introducción:

La sentencia que traemos analiza un supuesto de error diagnóstico en ictus hemorrágico. Se trata de una sentencia que desestima las pretensiones de la familia afectada, pero resulta interesante al centrarse en la duda acerca de la presentación de síntomas propios del ictus en competencia con otras patologías.

Habitualmente la defensa de las aseguradoras del sistema sanitario, en casos de error diagnóstico en Ictus, consiste en mantener que el paciente no presentaba síntomas de ictus, o no los presentaba ajustados a la guía de actuación, para concluir que no se pudo sospechar la presencia de un ictus -o AIT- y por tanto la falta de actuación no es negligente.

La sentencia resuelve un caso conflictivo en cuanto a síntomas y diagnóstico de ictus.

Análisis de los hechos:

El paciente acude al Hospital Clinic de Barcelona el día 7 de enero a las 16:30h presentando fiebre, disminución de consciencia (10-12 Glasgow) somnolencia, dificultad para la marcha, esputo marrón e hipertensión.

Es diagnosticado de bronquitis, a la entrada y posteriormente en medicina interna se mantiene el diagnóstico de síndrome febril con foco respiratorio y síndrome confusional, quedando en observación.

En el cambio de guardia, al medio día, se comprueba que el paciente sufre un deterioro progresivo del nivel de conciencia -Glasgow 8-9- y desviación de comisura labial, comprobándose en TAC una hemorragia masiva, por lo que es trasladado a cirugía, pero se descarta intervención al llegar en Glasgow 3, el paciente es sedado y fallece al día siguiente.

Discusión:

La controversia se centra en determinar si a la entrada en el hospital existían síntomas suficientes para hacer sospechar que la causa fuera una patología cerebrovascular como un ictus y llevar a cabo más pruebas diagnósticas que estableciesen o descartasen la presencia de este.

Síntesis de la Sentencia:

La sentencia considera que debido a las múltiples patologías que padecía el paciente, añadido a los resultados de la analítica sanguínea practicada era compatible con una infección respiratoria, es aceptable atribuir a esta patología la sintomatología de alteración de la marcha, somnolencia y alteración del nivel de conciencia.

Se acepta la tesis de la doctora de urgencias que diagnóstico una posible infección, cuando mantiene que las personas de edad avanzada con infección pueden presentar un cuadro de clínica confusional, manteniendo que la alteración de la marcha era atribuible al deterioro cognitivo y el posible proceso infeccioso. En el mismo sentido se pronunció la doctora de medicina interna.

La sentencia acoge esta tesis, previo análisis de las pruebas periciales, al admitir que “la situación clínica que presentaba el paciente con fiebre, somnolencia y dificultad a la marcha quedaba ab initio justificada por la situación de infección respiratoria que atravesaba que al tratarse de persona de edad avanzada (87 años) y pluripatológica (con diagnóstico de Alzheimer en grado moderado) podía producir este estado de somnolencia, pero que en cualquier caso se hallaba en alerta y era capaz de entender y ejecutar órdenes sencillas

Desestima la demanda concluyendo que no existió negligencia.

Apreciaciones:

Se trata de un supuesto en el que el servicio sanitario no llega a sospechar la posibilidad de un ictus hemorrágico, y por tanto no realiza pruebas diagnósticas, un supuesto complejo debido a la edad, patología previa y síntomas ajenos al ictus que pueden inducir a error.

Pero nos gustaría señalar una vez más que el Ictus al tratarse de una patología urgente, muy común y grave, no puede entrar en competencia con otras patologías y debe ser de sospecha prioritaria en todos los casos. Si bien es cierto que la patología no se llegó a sospechar hasta la aparición de desviación de la comisura bucal, y por tanto no pudo actuarse ni siquiera bajo sospecha.

Si crees que tu caso puede ser una negligencia médica no dudes en Consultarnos

También te recomendamos la lectura de nuestro artículo sobre Cómo denunciar una negligencia médica

 Para acceder a la Sentencia pinche AQUÍ 

 

 

 

¿Te resulta interesante? compártelo:

Casos relacionados:

¿Tienes dudas acerca de tu caso? escríbenos sin compromiso