Seleccionar página

Hi

Guía para denunciar una negligencia médica.

En esta guía encontrarás respuestas a todas tus preguntas antes de iniciar una denuncia por negligencia médica. ¿Aún tienes dudas? ¡Estamos aquí para ayudarte, contacta con nosotros!

-Tiempo de lectura: 5 min-

1. ¿Cómo denunciar una negligencia médica?

En este artículo, te vamos a enseñar a denunciar una negligencia médica, un paso esencial para obtener justicia y mejorar la calidad de nuestro sistema de salud. Abordaremos detalladamente cada aspecto, proporcionando información clara y valiosa para guiarte en este proceso.

¿Crees que este artículo puede ayudar a otras personas? compártelo en tus redes sociales:

2. ¿Qué es una Negligencia Médica?

La negligencia médica o mala praxis, se define como la situación en la que el diagnóstico, tratamiento o cuidado proporcionado por un profesional de la salud se desvía de las normas aceptadas de práctica -praxis- médica y causa un perjuicio al paciente.

Estos fallos pueden manifestarse de varias maneras, desde un mal diagnóstico hasta un error en el tratamiento o un mal seguimiento de la evolución.

Ejemplos y Tipos Comunes de Negligencia Médica

Diagnóstico Erróneo:  también llamado mal diagnóstico o error de diagnóstico, es una de las formas más comunes de negligencia médica o mala praxis, se produce cuando la sintomatología es mal interpretada o completamente pasada por alto. Esto puede llevar a omitir tratamientos necesarios para luchar contra la enfermedad, permitiendo que cause daños que podrían evitarse.

Retraso en el Diagnóstico: Similar al mal diagnóstico, el retraso en el diagnóstico se refiere a la demora en identificar una patología médica. Este retraso puede provocar un tratamiento tardío, disminuyendo las posibilidades de recuperación del paciente o causando daños evitables.

Errores de Medicación: Estos ocurren cuando a un paciente se le administra el medicamento equivocado o la dosis incorrecta. Estos errores pueden tener efectos adversos graves, incluyendo reacciones alérgicas o interacciones medicamentosas perjudiciales.

Errores Quirúrgicos: Estos incluyen una amplia gama de errores durante los procedimientos quirúrgicos, fundamentalmente no seguir la técnica adecuada aunque también existen fallos organizativos como operar en la parte incorrecta del cuerpo, o más obvios dejar instrumentos dentro del paciente.

Falta de Seguimiento: La negligencia en el seguimiento del paciente después de un tratamiento o cirugía puede llevar a complicaciones no detectadas, retrasando la recuperación y aumentando el riesgo de resultados adversos a largo plazo.

Cuidado Prenatal Inadecuado: Esta forma de mala praxis se refiere a la falta de cuidado adecuado durante el embarazo, lo que puede afectar negativamente tanto a la madre como al feto.

Falta de Consentimiento Informado: Ocurre cuando los pacientes no son adecuadamente informados sobre los riesgos y beneficios de un procedimiento médico, impidiéndoles tomar decisiones informadas sobre su atención, en estos casos cuando se produce un riesgo sobre el que no se ha consentido hablamos de responsabilidad.

Cuidado Postoperatorio Inadecuado: La falta de un cuidado adecuado después de la cirugía puede resultar en infecciones, retrasos en la cicatrización y otros problemas que afectan la recuperación del paciente.

Estos ejemplos reflejan la complejidad y variedad de situaciones que pueden constituir una mala praxis. Cada caso es único y requiere una evaluación detallada para determinar si se cumplen los criterios de negligencia.

3. Causas y Contextos de la Negligencia Médica

Errores de Diagnóstico: Estos errores pueden surgir de la interpretación incorrecta de los síntomas, el desconocimiento de los mismos, la falta de relación con la patología en curso, la omisión de pruebas esenciales, o la falta de consideración de la historia clínica del paciente. Un mal diagnóstico o un diagnóstico tardío puede impedir la aplicación de tratamientos efectivos a tiempo, empeorando el pronóstico del paciente.

Errores en Tratamiento y Cirugías: Los errores en el tratamiento abarcan desde la prescripción inadecuada de medicamentos hasta la falta de seguimiento de los efectos del tratamiento.

El Consentimiento Informado: El consentimiento informado es fundamental en la práctica médica. Este implica explicar detalladamente al paciente los riesgos, beneficios, y alternativas de un procedimiento, asegurando que la decisión del paciente sea informada y voluntaria. Si no se da una información previa el consentimiento es nulo, ya que el paciente no tiene capacidad para elegir los riesgos de la intervención.

4. Impacto de la Negligencia Médica

Consecuencias Físicas y Emocionales para el Paciente: Las víctimas de negligencia médica pueden enfrentar una amplia gama de consecuencias físicas, desde lesiones temporales hasta discapacidades permanentes, e incluso la muerte. Además, el impacto emocional, incluyendo el estrés, la ansiedad y el trauma, puede ser significativo.

Implicaciones Legales y Éticas: La mala praxis no solo tiene consecuencias en la salud del paciente, sino también en el ámbito legal y ético. Los profesionales implicados pueden enfrentar demandas legales, sanciones profesionales y un daño a su reputación. Éticamente, estos casos ponen de manifiesto la necesidad de una mayor diligencia y responsabilidad en la atención médica.

5. Pasos Legales en Casos de Negligencia Médica

Cuando una persona sospecha que ha sido víctima de negligencia médica, es esencial seguir un conjunto de pasos legales bien definidos para proteger sus derechos. Aquí se describen los pasos clave en el proceso, aunque el primer paso es contactar con un abogado especialista.

Reunión de Documentación y Evidencia Relevante:

El primer y fundamental paso en un caso de negligencia médica es reunir cuidadosamente toda la documentación y evidencia relevante relacionada con el tratamiento médico en cuestión y ordenarla cronológicamente. Esta documentación puede incluir:

  • Historias Clínicas: Recopilar todas las historias clínicas relacionadas con el tratamiento, hospitalizaciones, y seguimiento médico.
  • Informes Médicos: Obtener copias de los informes médicos que detallan el diagnóstico, tratamiento, y cualquier complicación.
  • Notas de Evolución: Revisar las notas de evolución médica para identificar cualquier desviación de los estándares de atención médica.
  • Pruebas Diagnósticas: Incluir los resultados de pruebas médicas, radiografías, resonancias magnéticas u otros exámenes que puedan respaldar la denuncia en una negligencia médica.
  • Consentimientos Informados: Evaluar si se obtuvo un consentimiento informado adecuado antes de cualquier procedimiento o tratamiento.

También es muy importante escribir todo lo que recordamos sobre el proceso médico acompañado de la historia clínica, fechas, horas, síntomas… es muy importante para no olvidar qué ocurrió y cuándo.

Esta documentación es esencial para establecer los hechos del caso y proporcionar una base sólida para la denuncia de una negligencia.

Importancia de contar con un Abogado Especialista:

Contar con un abogado especialista en negligencias médicas es un paso crítico en este proceso. Estos profesionales tienen un profundo conocimiento de las leyes y regulaciones médicas y pueden brindar orientación experta en cada etapa del proceso legal. Su papel incluye:

  • Evaluación de la Viabilidad del Caso: El abogado evaluará la viabilidad del caso, determinando si existen pruebas suficientes de negligencia médica.
  • Asesoramiento Legal: Proporcionará asesoramiento legal sobre la mejor estrategia a seguir, incluida la posibilidad de una resolución extrajudicial o la presentación de una demanda.
  • Dirección Legal: Si se decide presentar una demanda, el abogado dirigirá todas las fases del procedimiento y defenderá los intereses del paciente en todas las fases del proceso legal.

Sería importante también poder contar con un abogado especialista en la patología concreta de la que se trata, o al menos que el abogado haya tenido casos similares para que esté familiarizado con los protocolos médicos que rigen el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, en Aguirre Abogados tenemos una gran experiencia en negligencias médicas, y somos el único despacho con una segunda especialización en daños cerebrales causados por ictus, traumatismos, negligencias en el parto, o infecciones -sepsis- esta experiencia nos permite dirigir estos casos con mayores garantías.

Evaluación y reclamación:

Una vez que se ha recopilado toda la documentación y se ha consultado con un abogado especializado, se inicia el proceso de evaluación del caso. Esto implica un análisis exhaustivo por parte de un perito médico y el abogado para determinar si hubo negligencia médica. Si se determina que existen pruebas sólidas de negligencia, se procede a la presentación de la demanda, denuncia o reclamación, según el caso.

La demanda detallará los daños sufridos por el paciente como resultado de la negligencia y solicitará una indemnización acorde al daño sufrido. A partir de este punto, el caso seguirá su curso legal, que puede incluir negociaciones, mediación, o un juicio, según las circunstancias específicas.

En resumen, seguir estos pasos legales con la ayuda de un abogado especializado es esencial para aquellos que buscan justicia y reparación en casos de negligencia médica. La recopilación de pruebas sólidas y la representación legal experta son componentes clave en el camino hacia la resolución de estos casos complejos.

     6. Tipos de denuncia por negligencia médica:

    Las reclamaciones por mala praxis pueden abordarse en diferentes ámbitos legales, con características y objetivos distintos:

    • Jurisdicción Civil:

    En el ámbito civil se llaman demandas, se busca compensación económica por daños sufridos. Esto incluye indemnización por lesiones físicas, sufrimiento emocional, pérdida de ingresos y gastos médicos. Se debe probar que la negligencia causó directamente el daño al paciente.

    • Acciones Administrativas:

    Estas reclamaciones se dirigen contra el sistema sanitario público. Comienzan con una reclamación administrativa a la entidad responsable del daño y, si se niega el derecho a reparación, pueden llevarse a los tribunales. Se busca igualmente una compensación económica por los daños sufridos.

    • Vía Penal:

    Enfocadas en la responsabilidad criminal del profesional de salud, estos casos suelen involucrar negligencia grave o conducta imprudente. Las consecuencias pueden ir desde sanciones penales hasta la pérdida de la licencia médica, sólo en este caso se habla de denuncia.

      El Papel de los Peritos Médicos:

      Son fundamentales en el proceso legal, analizando la información médica para determinar la vulneración de los protocolos médicos y la existencia de negligencia médica, sus causas y consecuencias. También defenderán su peritaje delante del tribunal.

      Plazos de prescripción de las negligencias médicas:

      En las denuncias por mala praxis médica, es fundamental entender los distintos tipos de acciones legales disponibles y los plazos asociados para iniciar dichas acciones:

      • Acciones Civiles: Si la negligencia ocurre en un entorno privado, como una clínica o consulta privada, el plazo para demandar una negligencia médica es generalmente de cinco años. Este plazo se cuenta desde la estabilización de las lesiones o desde que se identifican las secuelas permanentes, lo que se conoce como el momento en que «ya no se mejora más», en caso de duda consulta a un profesional.
      • Acciones Administrativas: Cuando la negligencia médica se produce en un centro público o concertado, el plazo para presentar una reclamación es de un año. Esta reclamación se realiza inicialmente ante la administración titular del centro. Si se niega el derecho a reparación, se puede proceder a los tribunales.
      • Acciones Penales: Los plazos en la vía penal dependen del tipo de delito incurrido. Por ejemplo, para un delito de homicidio por imprudencia grave, el plazo es de cuatro años, mientras que, para un delito de lesiones por imprudencia menos grave, el plazo es de un año. Estos plazos comienzan a contar desde la comisión del delito.

      Importancia de Consultar a un Experto:

      Dado que los plazos para denunciar una negligencia médica pueden variar según el caso y pueden verse interrumpidos o suspendidos en ciertas circunstancias, es crucial consultar a un abogado especializado en negligencias médicas. Este profesional puede asesorar sobre los plazos específicos aplicables y las acciones a tomar para evitar la prescripción del derecho a reclamar. Cuanto antes se consulte a un especialista menos posibilidad de que el caso prescriba.

      Interrupción y Suspensión del Plazo de Prescripción:

      El plazo de prescripción puede interrumpirse si se inicia un procedimiento judicial o si se envía un burofax solicitando indemnización por negligencia médica, pero hay que tener en cuenta que esto varía mucho dependiendo del tipo de acción procesal vayamos a utilizar. Se puede suspender en casos como cuando el perjudicado es menor de edad o incapaz, o está impedido por una enfermedad o incapacidad.

        7. Derechos del Paciente y Responsabilidades Médicas

        En el contexto de la atención médica, los derechos de los pacientes son pilares fundamentales que garantizan una atención segura y ética. Estos derechos incluyen, pero no se limitan a:

        • Derecho a la Información Completa:

        Cada paciente tiene el derecho inalienable a recibir información clara, comprensible y detallada sobre su estado de salud. Esto abarca una explicación exhaustiva de las opciones de tratamiento disponibles, los riesgos asociados con cada opción, y las posibles alternativas. Esta información debe ser proporcionada de manera que permita al paciente comprender completamente su situación y las implicaciones de las decisiones de tratamiento, permitiéndole tomar decisiones informadas sobre su cuidado.

        • Derecho al Consentimiento Informado:

        Es esencial que los pacientes den su consentimiento antes de cualquier procedimiento o tratamiento. Esto significa que han comprendido toda la información proporcionada respecto a su tratamiento y han aceptado el curso de acción sugerido, se presenta como un documento en el que el paciente reconoce haber recibido la información precisa. El consentimiento informado no es simplemente un formulario que se firma; es un proceso continuo de comunicación entre el paciente y el profesional de la salud, asegurando que el paciente esté plenamente informado y de acuerdo con el tratamiento.

        • Acceso a la Historia Clínica:

        Los pacientes tienen el derecho a acceder a su propia historia clínica. Esto incluye la capacidad de revisar y obtener copias de sus registros médicos, lo que es crucial para entender completamente su trayectoria médica, los tratamientos recibidos y los planes de atención futuros. El acceso a estos registros también es vital en casos donde se busque una segunda opinión o se necesite transferir información a otro proveedor de salud.

        • Confidencialidad de la Información Médica:

        La confidencialidad y privacidad de la información médica del paciente es un derecho esencial y un aspecto crítico de la atención médica. Los profesionales de la salud están obligados a mantener la confidencialidad de toda la información personal y médica del paciente, asegurando que solo aquellos directamente involucrados en el cuidado del paciente tengan acceso a ella.

        Por otro lado, los profesionales de la salud tienen la responsabilidad de respetar y proteger estos derechos. Están obligados a proporcionar una atención que no solo sea competente desde el punto de vista técnico, sino también ética y legalmente responsable. Además, deben asegurar una comunicación efectiva y empática con los pacientes, respetando sus decisiones y proporcionando el apoyo necesario para que puedan participar activamente en su propio cuidado.

          8. Consejos y Recomendaciones

          Para garantizar el ejercicio efectivo de sus derechos y asegurar la recepción de la mejor atención médica posible, es esencial que los pacientes estén bien informados y activamente involucrados en su cuidado. A continuación, se detallan algunas recomendaciones clave:

          • Buscar Asesoramiento y Apoyo:

          En situaciones donde existan dudas sobre la calidad del cuidado recibido, o si se sospecha que ha ocurrido una mala praxis médica, es fundamental buscar asesoramiento legal especializado. Los abogados con experiencia en derecho médico pueden ofrecer una evaluación clara de la situación y orientar sobre los pasos a seguir. Además, existen grupos y organizaciones dedicados a la defensa de los derechos del paciente, los cuales pueden proporcionar recursos valiosos, apoyo emocional y orientación práctica. Estas entidades no solo ayudan en la comprensión de los derechos y opciones legales, sino que también pueden ofrecer soporte en la navegación del complejo sistema de salud.

          • Solicitar una Segunda Opinión Médica:

          La medicina es un campo complejo, y diferentes profesionales pueden tener distintas interpretaciones o recomendaciones. Por ello, obtener una segunda opinión médica es un paso crucial, especialmente en diagnósticos graves o tratamientos invasivos o significativos. Una segunda opinión puede confirmar o cuestionar el diagnóstico original y ofrecer alternativas de tratamiento que quizás no se hayan considerado. En casos de condiciones serias como el ictus, una segunda opinión no solo puede proporcionar una mayor certeza, sino que también puede abrir la puerta a opciones de tratamiento más efectivas o menos invasivas. Es importante que los pacientes no vean este paso como una falta de confianza hacia su médico, sino como una parte esencial del cuidado de su salud y un ejercicio de su derecho a recibir la mejor atención médica posible.

          Estos consejos son fundamentales para empoderar a los pacientes, permitiéndoles tomar un papel más activo y consciente en su cuidado de salud. Estar bien informados y buscar apoyo y asesoramiento adecuado son pasos esenciales en la prevención de la mala praxis médica y en asegurar una atención médica de alta calidad.

            9. Casos Reales

            Caso 1: Diagnóstico Tardío

            1. Ictus Mal Diagnosticado: Un paciente que llega a urgencias con debilidad en un lado del cuerpo y dificultad para hablar es inicialmente diagnosticado con migraña. Horas después, un examen más detallado revela que el paciente ha sufrido un ictus, perdiendo tiempo valioso para un tratamiento efectivo.
            2. Enfermedad de Lyme Mal Diagnosticada: Un paciente presenta fatiga, dolores articulares y fiebre. Inicialmente diagnosticado como una infección viral común, meses después, se descubre que sufre de enfermedad de Lyme tras pruebas específicas.
            3. Peritonitis No Detectada: Un paciente con dolor abdominal agudo es diagnosticado con indigestión. Sin embargo, sufre de peritonitis que no se detecta a tiempo, evolucionando a una sepsis que requiere tratamiento intensivo y prolongado.

            Caso 2: Error en la Medicación

            1. Sobredosis de Anticoagulantes: Un paciente con fibrilación auricular recibe por error una dosis excesiva de anticoagulantes, causando una hemorragia interna que requiere hospitalización urgente.
            2. Medicamento Incorrecto para la Presión Arterial: Un paciente hipertenso es erróneamente prescrito con un medicamento que reduce drásticamente su presión arterial, causando desmayos y requiriendo atención de emergencia.
            3. Antidepresivos Inadecuados: A un paciente con depresión se le receta un antidepresivo incorrecto, lo que agrava sus síntomas y provoca efectos secundarios severos.

            Caso 3: Complicaciones en el tratamiento o cirugía

            1. Complicaciones en Artroscopia de Rodilla: Un error durante una artroscopia de rodilla resulta en daño a los ligamentos, necesitando múltiples cirugías de reparación.
            2. Error en Cirugía de Cataratas: Un procedimiento de cirugía de cataratas mal realizado conduce a una lesión ocular grave, afectando la visión del paciente de manera significativa.
            3. Infección Post-Apendicectomía: Tras una apendicectomía, el paciente desarrolla una infección no detectada durante la cirugía, llevando a complicaciones graves.

              10. Conclusión

              Estos casos destacan la importancia crítica de un diagnóstico preciso y un manejo cuidadoso de los tratamientos. Los pacientes deben estar atentos a la evolución de sus síntomas y sentirse cómodos buscando segundas opiniones cuando sea necesario. La atención médica segura y efectiva requiere una colaboración continua entre pacientes y profesionales de la salud, enfatizando la comunicación clara y la toma de decisiones informada. Este artículo es sólo una aproximación al derecho que regulan las negligencias médicas, no debe entenderse como un consejo jurídico, si tienes alguna duda consulta a un profesional.

                Consúltanos, no cometas errores. 

                Los casos de negligencia médica son muy complejos, en momentos de incertidumbre es mejor que pidas consejo a un experto, y no cometer errores que puedan dar al traste con las posibilidades de tu caso. 

                Estamos comprometidos en probar lo sucedido y luchar por lo que legítimamente te pertenece, para que puedas cerrar este capítulo de tu vida con tranquilidad y justicia.

                Ahora no puedes malgastar ni tiempo ni recursos, contáctanos para obtener un informe de viabilidad gratuito de tu caso y determinar si hay pruebas de una negligencia médica. Confía en nosotros para ayudarte a obtener la justicia que mereces.

                Analicemos tu caso

                Estudiemos las posibilidades

                Y después, decide.

                Hablemos

                Llámanos 91 928 07 23

                contacta por whatsapp 623 59 09 31

                Consulta tu caso aquí mismo